Meditación para abrir el Corazón

Esta meditación debe ser realizada durante 22 días seguidos, comenzando el día en que comienza la Luna Nueva.

Invocación inicial

Pedir la protección de nuestros ángeles, nuestros guias, nuestros maestros y de todas las Hemandades de Luz, del Padre Madre Dios.

1° paso: Serenar la mente

2° paso: VISUALIZAR UNA ESFERA DE LUZ DORADA tan grande como la habitación en que me encuentro.

3° paso: VISUALIZAR UN RAYO DORADO QUE VIENE DEL CIELO HASTA LA MADRE TIERRA.

4° paso: Invoco al Cristo Jesús, Sananda el Cristo Cósmico y al Arcángel Miguel. Para que con su espada de luz azul, corte y libere, toda energía negativa que se encuentre a mi alrededor y en mí.

5° paso: ABRO MI CORAZÓN AL AMOR INCONDICIONAL DIVINO CON UN RAYO DE LUZ DORADA HACIA ESE TUBO CENTRAL Y ME SIENTO EN PERFECTA UNIÓN CON TODO LO SUPERIOR EN MI.

6° paso: ACTIVO MERKABAH de la forma que sepa. Si no sé hacerlo conscientemente, digo así:

“Pido a mi Elemental del Cuerpo, a mi Yo Superior, a mi Amada Presencia Yo Soy y a mi Yo-Dios (el Dios en mí) que pongan a rotar mi Merkabah y lo mantengan rotando hasta alcanzar la velocidad de Dios, eternamente. Doy gracias porque ya está hecho.”

7° paso:


Centrar la vista en el mandala y dirijo mi atención primero a la letra alef,




luego miro a la letra superior derecha hei




sigo con la letra beth




para luego terminar con la letra hei (ubicada a la izquierda de alef)



En cada letra digo una vez la palabra hebrea ahbhá en forma audible hasta repetirla un total de 64 veces.

Las letras hebreas inscriptas en el mandala significan “amor” y se pronuncia AHBHÁ (se pronuncia abá)


El hebreo se lee de derecha a izquierda y las letras son: ALEF-HEI-BETH-HEI


Sugerencia: para facilitar el conteo, pueden utilizar un rosario que en su parte circular tiene 54 piezas, agregando luego 10 cuentas mas, para completar 64. O simplemente cantando

8° paso: Fijo la vista en el centro del mandala y siento viajar mi energía viajar por una autopista de luz al Cristal del Centro de la Tierra. Siento el Amor de la Madre Tierra hacia mí. Me disuelvo en el Amor Incondicional, siento como la Madre Tierra me recibe en su seno y transmuta todo lo que pudiera haber de negativo en mi campo holográfico. Me digo a mí mismo: “Libero el dolor y el miedo. Ellos me permitieron llegar hasta aquí, pero por libre albedrío elijo disolverme en el Amor Incondicional, sanar a la Madre Tierra, sanarme a mí mismo y a la Humanidad.” (Permanezco en este estado de contemplación todo el tiempo que desee envuelto en la energía del Amor Incondicional, repitiendo internamente a manera de mantram: "Pienso amor, siento amor, Yo soy amor")

9° paso: Cuando deseo volver, centro mi atención en la Estrella de 6 puntas y en el´círculo de fechas que la rodea y luego comienzo a seguir las letras desde alef, pero en sentido inverso comenzando por:



Repito esto 64 veces diciendo la palabra ahbhá en forma audible en cada letra.

10° paso: Una vez terminado el mantram, sigo fijando mi atención en la Estrella de 6 puntas central e imagino que el círculo de flechas que la rodea forma una Flor de la Vida (si les cuesta imaginarlo, piensen en una esfera dorada transparente). Cierro mis ojos, respiro lenta y profundamente y siento incorporar en mi corazón, toda la energía de Amor proveniente del corazón de la Madre Tierra.
Visualizo cómo mi corazón incorpora la estrella de 6 puntas con una esfera dorada (Flor de la Vida) rodeándolo, rotando a gran velocidad de derecha a izquierda. Veo a mi corazón convertirse en un hermoso diamante como el de la Madre Tierra, que brilla intensamente girando a la velocidad de Luz de Dios.
Siento mi energía expandirse hasta el infinito. Repito la palabra ahbhá 12 veces más o múltiplos de 12.
Agradezco la ayuda recibida a las Hermandades de Luz del Padre Madre Dios y a la Madre Tierra.
Regreso a la respiración normal. Abro los ojos.

Si lo deseo, puedo disminuir la energía corporal al volver al físico, inhalando lentamente y exhalando rápidamente por la nariz proyectando mi energía hacia el Cristal del Centro de la Tierra (este proceso se llama “anclaje”). Se repite tres veces.

Es mi mayor deseo que logren despertar sus corazones al Amor Incondicional que es lo único que puede correr los velos de la oscuridad que el karma personal y planetario han creado.
Post a Comment