Venus en elongación

Si al atardecer miramos en dirección suroeste podremos ver un objeto que destaca en la constelación de Acuario, es inconfundible pues con una magnitud de -4.5 es el objeto más brillante del cielo. Se trata del planeta Venus, el lucero de la tarde o del alba, según la ocasión. Dado que la órbita de Venus está dentro de la órbita de la Tierra, el astro nunca aparece demasiado lejos del Sol.

El mejor momento para observarlo es precisamente cuando su distancia al Sol es máxima. En este momento decimos que el planeta se encuentra en elongación. Las elongaciones se producen cuando la posición de un planeta interior, Venus en este caso, resulta tangente a la Tierra. Es decir, el Sol, Venus y la Tierra forman un triángulo rectángulo con el ángulo recto situado en Venus.

Ayer tuvo lugar la máxima elongación, a 47º al este del Sol. Durante los próximos días será visible durante más de tres horas tras la puesta de Sol. Mediante un telescopio puede verse como un semicírculo casi perfecto, a partir de este momento su fase va a disminuir de tamaño y su diámetro aparente irá creciendo hasta que deje de verse por estar demasiado cerca del Sol.

Alrededor del 22 de enero Venus se encontrará a tan solo 1,5º del planeta Urano. Será una excelente ocasión para ver dos planetas simultáneamente mediante unos prismáticos o un telescopio pequeño. Para poder resolver el pequeño disco de Urano es necesario un mínimo de 100 aumentos.
Post a Comment