Tras el Sol Galactico, en esta franja del Universo


Para los mayas los procesos cósmicos son cíclicos y nunca cambian. Lo que cambia es la consciencia del hombre que pasa a través de ellos, siempre en un proceso hacia la perfección. Estamos en el último Katún de nuestro actual Ciclo Solar, en el que se realizará una sincronización de tiempos y que concluirá el sábado 22 de diciembre de 2012, con el que entraremos en un nuevo Día Galáctico. Para entonces la humanidad deberá escoger entre desaparecer como especie que atenta contra el planeta o evolucionar hacia la integración armonica con el Universo en una nueva Era de Luz...

Todos nosotros, de una manera u otra, sentimos que estamos comenzando a vivir los tiempos del Apocalipsis. La guerra, cada día hay más erupciones volcánicas, polución generada por nuestra tecnología, hemos debilitado la capa de Ozono que nos protege de las radiaciones del Sol, hemos contaminado el planeta con nuestros desechos industriales y basuras.
La devastación de los recursos naturales esta acabando con las fuentes de agua, con el aire que respiramos. El clima ha cambiado y las temperaturas han aumentado de manera impresionante; los glaciares y nevados se derriten, grandes inundaciones se suceden.

Muchas religiones elaboraron profecías acerca de lo que esta pasando. La Biblia anunció que cuando todos estos hechos sucedieran al mismo tiempo estarían llegando los tiempos del Apocalipsis. Los mayas sabían que esto iba a suceder exactamente en estos tiempos, por eso dejaron unas guías para que cada uno de nosotros de manera individual contribuya a llevar a la humanidad hacia el Amanecer de la Galaxia, a una nueva Era en la que no habrá caos.
Dejaron siete profecías en las que hablan de sus visiones del futuro, de nuestro presente. Están basadas en las conclusiones de sus estudios científicos y religiosos sobre el funcionamiento del Universo.

Los mayas sabían que nuestro Sol (Kinich-Ahau) es un ser vivo que respira y que cada cierto tiempo se sincroniza con el enorme organismo en el que el existe. Al recibir un chispazo de luz del centro de la galaxia brilla más intensamente, produciendo en su superficie erupciones solares y cambios magnéticos. Esto ocurre cada 5.125 años; que la Tierra se ve afectada por los cambios en el Sol mediante un desplazamiento de su eje de rotación. Predijeron que a partir de este movimiento se producirían grandes cataclismos. Para los mayas los procesos universales, como la respiración de la galaxia, son cíclicos y nunca cambian. Lo que cambia es la consciencia del hombre que pasa a través de ellos en sendero de retorno a dios (TODO) siempre en un proceso hacia más perfección.
Los mayas predijeron que a partir de la fecha inicial de su civilizacion en 3113 aC (4 Ahau 8 Cumku), 5.125 años en el futuro, o sea el 22 de diciembre de 2012, el Sol va a recibir un fuerte rayo sincronizador proveniente del centro de la galaxia, cambiará su polaridad y producirá una gigantesca llamarada radiante, la humanidad debe estar preparada para atravesar la puerta que nos dejaron los mayas, trasformando a la civilización actual basada en el miedo en una vibración mucho más alta
Solo de manera individual se puede atravesar la PUERTA que permite evitar el gran cataclismo que sufrirá el planeta para dar comienzo a una nueva Era, un Sexto Ciclo del Sol. Los mayas aseguraban que su civilización era la quinta iluminada por el Sol. Antes habían existido sobre la tierra otras cuatro civilizaciones que fueron destruidas por grandes desastres naturales. Creían que cada civilización es sólo un peldaño en el ascenso de la consciencia colectiva de la humanidad.
Para los mayas, en el último cataclismo la civilización fue destruida por una gran inundación
Pensaban que al conocer el final de esos ciclos, muchos seres humanos se preparaban para lo que verían y que gracias a eso habían logrado conservar sobre el planeta a la especie pensante, el hombre.
La primera profecía nos habla del Tiempo del No-Tiempo, un período de 20 años (1 Katún) los últimos 20 años de ese gran ciclo solar de 5.125 años, (1992-2012). Profetizaron que durante ese tiempo, manchas del viento solar cada vez más intensas aparecerían en el Sol. La humanidad entraría en un último período de grandes aprendizajes, grandes cambios. Dijeron que nuestra propia conducta de depredación y contaminación del planeta contribuiría a que estos cambios ocurrieran. Cambios que van a suceder para que comprendamos cómo funciona el Universo y avancemos hacia niveles superiores, dejando atrás el materialismo y liberándonos del sufrimiento.

Los mayas profetizaron que el comienzo de esa época estaría marcado por un eclipse de Sol que coincidió con una alineación planetaria sin precedentes en la historia. Predijeron que ese eclipse ocurriría el MIÉRCOLES 11 DE AGOSTO DE 1999, a partir de ese eclipse ya comenzaron a correr los últimos 13 años, los últimos momentos para realizar los cambios que nos conduzcan al momento de la regeneración espiritual y a una nueva Era Dorada Planetaria.
Ese día la Tierra estuvo en su posición más cercana al Sol y la Luna en la posición más lejana a la Tierra, por eso al interponerse en el camino del Sol no alcanzó a taparlo completamente y sólo tapó su centro, ese mismo día se produjo una lluvia de estrellas (Perseidas) Prácticamente todos los planetas y el Sol se encontraron en posición Cruz Cósmica con centro en la Tierra, en esa cruz cósmica los signos del zodíaco ocupados por los planetas eran: Leo, Escorpio, Acuario y Tauro.


La cultura, la ciencia, la religión y el arte maya están basados en su relación con el Sol. Creían que sólo a través del Sol se podían comunicar con Hunab-Ku, el Dios que esta en todas partes. Para los mayas, Hunab-Ku es un organismo gigantesco que nos contiene a todos en su interior. Afirman que su corazón y su mente están en el centro de nuestra galaxia y que sólo a través del Sol se podían comunicar y dirigirse espiritualmente a él.
Los mayas construyeron sus maravillosas ciudades, sus sitios ceremoniales y sus pirámides, dejaron grabados en piedra mensajes del tiempo, los recorridos del Sol, la Luna, Venus
Para los hindúes Maya significa ilusión, para ellos todo lo que cambia es ilusión, lo que permanece, lo eterno, es el espíritu. Maya también significa mente, magia, madre. Maya, Maia y María son una misma palabra; curiosamente la madre de Buda se llamaba Maia y la madre de Jesús, María. Nuestro mes de Mayo lleva ese nombre en honor a la diosa romana Maya, la diosa de la primavera, del florecimiento. En filosofía esotérica, la palabra Maya representa a una mente que se libera del cuerpo para moverse a grandes distancias con plena consciencia.
¿Tendrá este último significado algo que ver con la desaparición de casi todo el pueblo maya en el año 830 dC? Adesaparecieron de manera voluntaria y consciente, abandonaron sus ciudades y sus casas en el momento de mayor desarrollo de su civilización.
Gracias a sus estudios sobre el Sol, que el Sistema Solar entero se mueve, el Universo tiene ciclos, períodos de tiempo repetitivos que comienzan y terminan como el día y la noche. Nuestro Sistema Solar se desplaza en una elipse que lo aleja y acerca al centro de la galaxia, el Sol y todos los planetas se mueven en ciclos en relación con Hunab-Ku, la luz central de la galaxia.
Ese ciclo que realiza el Sistema Solar, dura 25.625 años. A este ciclo lo podemos llamar Día Galáctico. Cuando el recorrido llega a la mitad (12.800) años, estamos cerca del centro de la galaxia, de la luz, iluminados en el día de la galaxia. En la otra mitad del recorrido, los otros 12.800 años, nuestro Sistema Solar esta cada vez más lejos de la luz central, es decir, en la sombra, en la noche de la galaxia. Hay día y noche en la galaxia, sucede lo mismo que en nuestro planeta pero en una escala mucho mayor; cada día y cada noche duran 12.800 años.
Descubrieron que cada gran ciclo contiene, a su vez, ciclos menores que tienen las mismas características que los ciclos mayores. El Día Galáctico de 25.625 años está dividido en 5 ciclos de 5.125 años cada uno. El primer ciclo es la Mañana Galáctica, el segundo ciclo es el Mediodía Galáctico, el tercero es la Tarde, luego viene el cuarto ciclo la Tarde-Noche o Anochecer y por fin, la conclusión, el quinto ciclo, la Noche Galáctica que vuelve a dar paso a un nuevo amanecer, a otros 5 ciclos y así eternamente.
En 1999 el Sistema Solar empezó a salir del último de esos ciclos, que nos encontramos en el fin de la noche, saliendo de la oscuridad y a punto de entrar en el amanecer de la galaxia. Dice que al final y al comienzo de estos ciclos, o sea, cada 5.125 años, el Sol central de la galaxia emite un rayo de luz muy intenso. Mediante este brillo sincroniza a todos los planetas y soles. Es como el latir lumínico del corazón de la galaxia, palpita cada 5.125 años.

Los mayas nos hablan de un ritmo, de un orden que existe en el Universo. El hombre maya es bastante poderoso: domina y posee el número que le permite hacerse dueño del tiempo. Su cuenta le permite saber que todos los planetas tienen ciclos y giros invariables.

Si tomamos consciencia y nos damos cuenta que todos formamos parte de un organismo gigantesco y vivo, que debemos respetarnos, que debemos sanar a la madre tierra y ocuparnos de su limpieza, iremos directo al crecimiento positivo. La naturaleza, nuestro Sol, la galaxia, están esperando nuestra decisión. De nosotros depende el sentido que adoptará el cambio de los tiempos, si será una etapa de dolor y destrucción o, por el contrario, nos encontrará unidos en una misma consciencia positiva dirigidos hacia el siguiente peldaño evolutivo.

Después de casi 600 años de intensa actividad constructora y de un asombroso desarrollo científico, en el año 830 dC, súbitamente, desaparecen en forma misteriosa. Abandonan todo, dejan intactas sus casas, sus ciudades y sus templos, que poco a poco son devorados por la selva. Quedan algunos pocos custodios a cargo de lo abandonando, supervisores de la herencia que nos dejaron. Pasan aproximadamente 200 años desde el abandono, la mayoría de sus ciudades desaparecen entre la selva y en ese momento algunas de ellas son repobladas nuevamente. En el año 949 dC, el rey tolteca conduce a su pueblo hacia el sur, huyen de la invasión bárbara de los chichimecas del norte que han destruido su capital, Tula. Los toltecas ocupan nuevamente algunas de las ciudades mayas abandonadas y las hacen renacer, pero nunca llegan a los mismos niveles de desarrollo. La época maya-tolteca dura desde el año 1000 hasta el año 1350 d. C. cuando comienzan a desaparecer lentamente. En el siglo XVI, cuando llegan los conquistadores españoles la mayoría de sus ciudades estaban cubiertas nuevamente por la selva y para el siglo XVIII, lo poco que quedaba de ellos ya no existe. De las investigaciones sobre las ruinas de sus ciudades, de los estudios de las fechas y números tallados en sus muros, de su exacto calendario, de sus códices y libros sagrados están reapareciendo sus conocimientos y se está descifrando su misterioso mensaje de alerta y esperanza. Miles de sacerdotes, astrónomos y matemáticos mayas se dedicaron a medir, registrar y estudiar durante siglos al Sol y a todas las estrellas y planetas. Hace 1200 años fueron tan avanzados que calcularon la distancia que recorre nuestro planeta anualmente alrededor del Sol, tuvieron tanta precisión que hoy la NASA sólo tiene segundos de diferencia con las medidas que obtuvieron los mayas. Calcularon que la Tierra daba la vuelta al Sol en 365.242010 días. Hoy, el año de Greenwich es de 365.2422 días, una increíble diferencia de sólo 17 segundos y 28 centésimas. También los mayas calcularon el año del planeta Venus y lo establecieron en 584 días. Hoy la NASA dice que la medida es 583.92 días por año, prácticamente lo mismo. ¿Cómo pudieron hacer estos cálculos tan exactos sin tener instrumentos de precisión? Su ciencia astronómica estaba 1000 años más adelantada que la de todos sus contemporáneos. Hunab-Ku, desde el Centro de la Via Láctea Palenque, Muestra de la Grandiosidad de la Cultura Maya Kinich-Ahau, desde el Centro del Sol Encontraron los pulsos que recibe cíclicamente el Sistema Solar del centro de la galaxia. Construyeron ciudades como Tulum, rodeadas por murallas; no para su defensa sino para usarlas como punto de referencia de la aparición del Sol y los planetas. En matemáticas eran muchísimo más avanzados. Su sistema aritmético era vigesimal, es decir, contaban de 20 en 20. Un sistema con base en el número 2, lo que lo convierte en un sistema binario exponencial, un sistema matemático armónico con el Universo, el mismo que utiliza la naturaleza para la división de las células. También utilizan los números de manera simbólica, convirtiéndolos en entidades mágicas, seres armoniosos que cuentan una historia, como el I-Ching. Tenían el calendario más exacto hecho por cualquier civilización antigua sobre la tierra. Ateniéndose a los ciclos lunares, el año estaba compuesto por 13 meses de 28 días cada uno y un día a parte al final del calendario para recibir el nuevo año (28x13=364+1=365 días). Un calendario que sirve para sincronizar el ciclo de la Tierra, la Luna y el Sol con el Universo. Los mayas también fueron muy avanzados en su manera de cultivar la tierra y cosechar los alimentos para todo su pueblo. Construyeron redes de canales de riego para mantener irrigada la tierra. Su arte era absolutamente bello. Los bajorrelieves y las esculturas en piedra tienen una elegancia clásica. Las delicadas figuras de cerámica de sus soberanos, sacerdotes, artesanos y de todo el mundo funcionaban como las fotos de la época. Son unos de los documentos más importantes para entender su vida, sus costumbres y poder llegar hasta su mente y corazón. Es impresionante la cantidad de ciudades y monumentos que construyeron. Vivían como los griegos, en ciudades-estado. Las pirámides eran basamentos, torres para las divinidades, escaleras al cielo que suben a los templos que dedicaban a las esencias de todas las cosas. Eran tan avanzados que utilizaron la producción en serie. Todos los elementos repetitivos de sus palacios eran diseñados mediante la utilización de moldes y luego se producían de manera industrial para ensamblarlos con increíble precisión. Con bajorrelieves tallados en piedra, enormes esculturas y pinturas murales adornaban sus palacios. Colocaban estelas, que son grandes piedras talladas donde se contaba la vida de su soberano, en sus plazas y caminos. En los muros de sus palacios narraban los acontecimientos colectivos. Utilizaban los techos y pisos de sus plazas para recoger el agua y canalizarla hacia enormes depósitos. Mientras construyeron sus pirámides y observatorios encontraron una manera de conocer el Universo, inventaron su sistema para registrar los procesos naturales, lo estudiaron, lo organizaron, lo consolidaron y lo dejaron escrito en la piedra como un monumento a la sabiduría. La mayor parte del pueblo maya desapareció sin dejar ningún rastro, súbitamente. Abandonaron sus casas, sus templos y sus ciudades como si el tiempo se hubiera detenido en ese instante.


Los Mayas, quienes han estado guardando el tiempo en la Tierra durante 5000 años, crearon códices o calendarios cósmicos como este, para rastrear el cronometraje del pasaje de la humanidad a través de una gran metamorfosis.
Según el Calendario de la Cuenta Larga que ellos usan para medir ciclos largos de tiempo, el año 2012 marca el cierre de varios ciclos de tiempo. Según los mayas, el cierre del primer ciclo es la realización del Año Galáctico. A la Vía Láctea, le toma 225 millones de años de la Tierra hacer una rotación completa en el cielo. 2012 también marca el final de: · Un ciclo de 26 millones de años terrestres · Un ciclo de 78,000 años terrestres · El cierre del calendárico maya de los 26,000 años Según la profecía de muchos grupos de indígenas, el 2012 parece ser el tiempo cuando el odómetro da un vuelco para la historia entera de los humanos, la Tierra, nuestra galaxia, y quizás, toda la Creación –el momento cuando toda la vida experimenta un salto que es similar a aquel de orugas transformándose en mariposas. Los mayas creen que la evolución humana se despliega como resultado de estos largos ciclos de tiempo. Su misterio juega con los mitos, los ritos espirituales y practica la repetición del drama cósmico creado por la alineación del sol de la Tierra con el Centro Galáctico en el 2012. Ellos describieron esta alineación como un tipo de intercambio cósmico entre el Padre Sol y la Gran Madre del Centro Galáctico que enviará a toda la creación al nacimiento en una nueva realidad. El embarazo, nacimiento y el génesis embrionario eran conceptos centrales en su tradición. El Tzolkin Maya, un tipo de calendario maya, está basado en el término de los 260-días de la gestación humana. Es una representación armónica del calendario maya de los 26,000-años. 260 x 100 = 26,000. Parece que los mayas usaban el Calendario Tzolkin para rastrear, tanto la evolución de un ser humano individual y el calendario maya de los 26,000-años como una manera de monitorear la evolución de toda la especie humana. Desde la perspectiva maya, en el tiempo que precede al 21 de diciembre del 2012, la Tierra está haciendo su cambio hacia la Conciencia Crística o´Noosfera ( mente de la tierra), la humanidad entra en la cultura galactica , y transformando a la humanidad en Seres Crísticos. Este proceso de transformación de humanos, que puede comprarse a la transformación de una oruga en mariposa Monarca, es conocido como la Ascensión. El término ASCENSIÓN es típicamente usado para describir la transformación humana. José Arguelles también escribió acerca de esto desde una perspectiva planetaria en su libro, La Tierra en Ascenso (Earth Ascending). Desde una perspectiva astrológica, estamos en tránsito de la Edad de Piscis a la Edad de Acuario. Cuando miramos en una dirección, vemos el colapso de las estructuras Piscianas, basadas en la competitividad y la escasez. Y, cuando vemos al otro lado, vemos brotar las nuevas estructuras de Acuario, basadas en los principios de compañerismo y el compartir recursos. Esta transición puede causar confusión y ansiedad, pero sin embargo representa una ventana única para evolucionar. Información científica sobre El Cambio Los científicos que están estudiando la evolución desde una perspectiva celestial creen que hay cuatro tipos de eventos celestiales y fuerzas cósmicas que podrían estar activando El Cambio: · Los Ciclos Galácticos · los Ciclos Solares · los Eventos Solares · Supernovas Hay una tremenda cantidad de evidencia en estas cuatro áreas que indican que estamos bastante adentrados en el Gran Cambio de las Edades. Así que miremos la primera: los ciclos galácticos. Ellos se crean por la rotación de nuestra galaxia a través de las zonas uniformemente-espaciadas de energía que no son visibles al ojo desnudo. Toma aproximadamente 26 millones de años atravesar una de estas zonas y parece que ahora estamos trasladándonos hacia uno que está altamente cargado. El que nos estemos moviendo a través de esta energía acelerada significa que está cambiando nuestro ADN, nuestra conciencia y activando nuestra metamorfosis. Nuestra Galaxia, la Vía Láctea es aproximadamente 100,000 años de luz de diámetro, esta a 30,000 años de luz de distancia, y pertenece a un grupo de tres grandes y 30+ pequeñas galaxias, y es la segunda más grande después de la Galaxia de Andromeda. Nuestro sistema solar queda casi afuera, en el borde del brazo espiral de Orion.
El Telescopio Hubble, lanzado por la NASA a finales de 1995, ha estado abriendo las estrellas a nosotros, revelando un mundo una vez secreto de eventos y actividades celestiales. Muchas de estas imágenes realmente van más allá de lo asombroso - parece ser una ventana hacia el mundo de la creación y la evolución.

Post a Comment